¡NIÑEZ CARVAL!

Desde la Fundación quisimos unirnos como complemento al día de las cometas, para generar un espacio de juegos y actividades en donde los hijos de las familias Carval generaran aprendizajes significativos para ellos.

Es por ello que diseñamos un día con 4 actividades diferentes en las que trabajamos el contacto con la naturaleza y los sentidos, la importancia de los alimentos y sus nutrientes, la familia como entorno protector y finalmente la lectura y creatividad. Todo esto en las instalaciones de Carval Acopi, lo cual también permitió que los niños compartieran con sus padres la hora de almuerzo y conocieran un poco de su labor.

Antes de pasar a la hora del almuerzo, quisimos, en el marco de nuestro proyecto de Entornos Protectores, trabajar con los niños acerca de la familia como principal ambiente de protección para ellos, abordando el tipo de sentimientos y sensaciones que debían vivir en ella como: protección, cuidado, amor, educación, límites, sana diversión etc.

Al finalizar el día, tuvimos una actividad facilitada por Comfandi, en donde el objetivo principal era invitar a los niños a la lectura por medio del relato de un cuento, acercamiento a diferentes textos infantiles y finalmente la realización de algunos personajes de ese cuento por medio de la técnica origami, que es el arte de doblar papel.

Así concluyó nuestro día de niños Carval, con diferentes aprendizajes para todos:

Iniciamos el día sacando el artesano que llevamos dentro y fabricando un instrumento a partir de semillas e insumos que en su mayoría eran naturales, los niños pudieron establecer contacto con la naturaleza, saliendo un poco de la rutina de cemento en que nos vemos inmersos en el día a día, y aprender las virtudes que se encuentran en ella y lo recursivos que pueden ser.

Luego llegó la hora del refrigerio, en dónde todos tuvieron la oportunidad de preparar el suyo propio siguiendo las instrucciones y aprendiendo de los nutrientes que aportan los insumos que se utilizaron, buscando promover en ellos unas buenas y sanas prácticas alimenticias, ¡Algo difícil, pero lo
logramos!

  • Es importante que busquemos que nuestros niños se conecten de nuevo y constantemente con la naturaleza, como una forma de establecer contacto de igual manera con su cuerpo y sensaciones. Además, debemos resaltarles a ellos día a día la importancia de cuidarla. ¡No nos quedemos siempre en la ciudad!
  • Propiciemos siempre formas sanas de diversión desde la niñez, por las cuales los niños aprendan desde pequeños que no necesitan mucho para ser felices y de esta forma los protejamos de conectarse con formas que atenten contra su integridad.
  • Sabemos que todos como adultos, sobre todo como padres y madres, queremos darles todo el amor a nuestros niños, sin embargo, es vital que se establezcan límites en ellos que permitan su crianza sana en pro de una adaptación saludable y prudente a los diferentes entornos de los cuales son y harán parte más adelante. ¡Los límites también son amor y hacen seres humanos que contactan con el mundo de manera saludable!
  • Volvamos a retomar antiguas formas sanas de diversión que proporcionan aprendizaje, tratemos de hacer para nuestros niños, un equilibrio entre el mundo moderno y actividades que les permitan conectarse con el mundo real, natural y sano.
× ¿Cómo podemos ayudarte?